Paladeando la carne

Mórbida, dúctil, húmeda, elástica, afelpada y aromática; reino de placeres efímeros, de sensaciones inciertas, de poderosos estímulos que exaltan, afligen y desconciertan. Generadora de temor ante sus apetitos y dolencias, ante sus súbitos raptos y derrumbes: en ella bulle la vida y se fermenta la muerte; placeres y enfermedades; encarna las potencias femeninas y masculinas del universo; trilogía animal, humana y divina; trilogía de manifestación sagrada y profana, reflejo de potencias y ciclos naturales: Príapo y Dionisos, Sabatius, Adonías, tantrismo, estatuas hermafroditas Mali, templo de Konarak, falos-talismanes, "tao de la sexualidad", "amor sagrado", vasos órficos, sutras del amor, sugestivas figurillas preincásicas, monumentos Khajuraho, hieros gamos, canecillos paganos medievales, ritos de fertilidad Kali, Innana, Ashtoreth, Afrodita, Noctiluca, Ishtar, Cibeles, Ma, Venus, Freya, Isis, Pachamama…

Cultos y rituales para armonizar cuerpo y universo. Danza frenética, orgía sagrada, manifestación de placer, acto de oración y magia, llamado a la fertilidad, a la fecundidad, a la multiplicación; exaltación y afirmación de la vida ante el acecho de las fieras, los enemigos, las enfermedades, la muerte; búsqueda iniciática "esperma de los dioses".

Click para ampliar

Sinónimo de degradación, fuente de tentación y terreno propicio para el pecado. Presencia vehemente del deseo, sin pasado, sin futuro, cuerpo presente, deseo de entrega al gozo y satisfacción al instante, sin cómo, sin dónde, con qué ni con quién; éxtasis y seducción, orgasmo, endorfinas, "agonía" orgásmica, éxtasis espiritual que borra la "normalidad" y rebasa límites. Mahasukka, sukra, bodhicitta.


Moral e inmoral; masturbación "pecado" bíblico, "opción" ante el sexo inseguro e indiscriminado; cópula sagrada, bestialismo; efebos, terrible y perversa pedofilia.

Expresión estética de lo prohibido e innombrable, testimonio de verdadera dimensión sexual: deleite en modulación de palabras y sonidos, humedad de piel ansiada y gozada, efímera intensidad de pasión, simulacros de amor y de ensueño, éxtasis del encuentro con el cuerpo… con aquello que lo trasciende: "y todo esto para encontrar el principio del alma."

Nostalgia intangible, estremecimiento etéreo del beso furtivo, deseo, cuerpo referente, palabra sincera, imagen sensual: desvelo de ritual secreto, puente luminoso entre carne y ensueño.

Penetración con unción mística, voz alta, enfatizada, paladeada, respirada; elixir expandido en pecho, plexo solar y bajo vientre, oscura marejada, súbita resonancia de gong, perfume de tierra lamida por la lluvia. Que así sea, y ¡salud!

3 comentarios:

sexy dijo...

por la carne empieza y despues sigue el alma. saludos.

LUCERO dijo...

Completo y puro ritual de busqueda del complemento del ser...

AL fin has vuelto a iluminar.
Besotes...

Insomnio dijo...

Y qué mayor delicia conoces?

Un beso en la oscuridad.